“EL PODER DE INVERTIR EN TI”

invertir en ti

Gran cantidad de personas escatiman a la hora de invertir en sí mismos. Consideran un gasto el hecho de visitar a un especialista en salud, comprarse un buen libro, o inscribirse a un seminario cuyo tema les parece sumamente significativo. Les resulta más sencillo gastar en cosas materiales cuyo valor únicamente nutre una imagen social o satisface una necesidad inmediata.

Con esto no quiero decir que no debamos danos el gusto y el placer de otorgarnos ciertos caprichos materiales. Al fin y al cabo para eso y  otras tantas cosas trabajamos, ya que ¿A quién no le gusta tener un mejor guarda ropa, un mejor auto, o una mejor vivienda?  El problema aquí es que no pocas personas prefieren gastar primero en valores materiales que invertir en el dentista que les salvará la muela. Y mucho menos invertir en un psicólogo, en un coach, en un seminario o en un curso de superación personal. ¿Pagar por un psicólogo o coach? ¿Pagar por un curso  que me ayude a potenciar mis recursos personales? Eso nunca!!!.  Este tipo de personas escatiman en invertirle en su propio desarrollo  en aspectos como crecer como persona, tener una mejor salud, enriquecerse profesionalmente, alimentar el espíritu, etc.  Y es cierto que adquirir bienes materiales nos produce de igual forma un amplio bienestar personal, pero aquí me refiero más al bienestar interno, ese que al final del día nos permitirá planear nuestro futuro, tener aspiraciones reales de logro y mantenernos con la paz, la tranquilidad emocional y espiritual de que todo estará bien en el mediano y el largo plazo con nosotros mismos y con nuestro entorno inmediato.

Invertir en nosotros significa que cada peso gastado tendrá un retorno cuyo valor superará el coste monetario de lo dejado en  el médico, la librería, el consultorio o el curso contratado. Posiblemente sus frutos ni siquiera podamos verlos  en el plano inmediato, pero al paso del tiempo como parte de cualquier proceso natural, si hemos invertido bien, comenzaremos  encontrar transformaciones personales sumamente significativas en áreas como la familia, la pareja, el trabajo o la vida profesional.

Debemos tener siempre presente que es a uno mismo a quien le corresponde la responsabilidad de evolucionar y crecer en plano individual, a nadie más.

Por lo cual la próxima vez que tengamos que decidir entre comprar algo material, cuyo gasto únicamente nos traerá un beneficio exclusivamente en el corto plazo y optar por algo cuyo fruto nos dejará mejor plantado en la vida, busquemos  sacar el mejor provecho de nuestro dinero invirtiendo en elementos cuyos beneficios nos traerán bienes que perduarán en el mediano y el largo plazo. Formas, hay miles, en lo personal prefiero en primer lugar un buen libro, posteriormente un gran curso y en tercer lugar el viajar  hacia lugares donde pueda  descansar y aprender al mismo tiempo. Y tu ¿Cómo elijes pensando en el largo plazo? ¿Qué otros aspectos podarías contemplar para hacer más duradera tu inversión? Escríbeme, como siempre me dará mucho gusto el poder leer tus opiniones.

victor

Víctor G. López. Master Coach en Neuromanagement y Neuroventas

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s